Existen varios métodos para estudiar las alergias en la piel, veamos algunas:

Prueba del pinchazo o raspado:

Mediante un pinchazo o raspado se introduce a la piel una pequeña gota de un posible alérgeno, a lo que podría ser alérgico el paciente. Este examen también se le conoce como prueba percutánea y es una de las más comunes.

Prueba intradérmica:

Sirve para determinar si una persona es alérgica a picaduras de insectos, penicilina, etc.  Con una fina aguja se inyecta una pequeña cantidad del posible alérgeno debajo de la piel.

Aunque no hayas sufrido alguna alergia, es importante que se realicen este tipo de estudios, con el fin de evitar sucesos que podrían afectar incluso mortalmente al paciente, ya que muchas veces no sabemos que somos alérgicos a algún tipo de medicamento o alimento. 


Artículo creado con información de Accai.org.